se-puede-vender-rechazando-el-consumismo-alba-sueiro-roman-blog

¿Se puede vender sin renunciar al anticonsumismo? Estas marcas ya lo hacen

Black Friday, navidad, rebajas… Estamos entrando en una de las épocas de consumo más desenfrenadas del año y como marca ética es posible que en estos momentos tengas dudas e incluso te preguntes: ¿es posible vender rechazando el consumismo?, ¿ y es realista convertirte una marca anticonsumista?

Índice

Por qué convertirte en una marca anticonsumista

Como decía en mi charla TedX “Marcas anticonsumistas”, el consumo es la raíz de los grandes problemas de nuestro tiempo.

Por eso no sirve de mucho que una marca responsable (con procesos éticos o materiales sostenibles) fomente el consumo irreflexivo: la raíz del problema sigue siendo la misma.

De ahí que el paso de las marcas responsables a marcas anticonsumistas sea algo natural.

Pero que las marcas responsables se conviertan en anticonsumistas no significa que no vendan. No tendría mucho sentido ya que al fin y al cabo, para conseguir su propósito y ser sostenibles económicamente necesitan vender.

Sino que son empresas que consiguen ventas mirando al elefante en la habitación a la cara y proponiendo soluciones no solo desde su producto o servicio, sino desde todos sus procesos. Incluida su comunicación.

Las marcas anticonsumistas consiguen ventas rechazando el consumismo: mirando al elefante en la habitación a la cara y proponiendo soluciones no solo desde su producto o servicio, sino desde todos sus procesos. Incluida su comunicación.

Por eso he decidido ponerte dos ejemplos reales de marcas anticonsumistas que venden rechazando el consumismo.

Y he escogido dos que no pueden ser más diferentes: una es una multinacional americana, mientras que la otra es una pequeña cooperativa social bilbaína.

¿Quieres que te las enseñe?

Cómo vender rechazando el consumismo: dos ejemplos reales

Quién no conoce esta marca de ropa y accesorios deportivos estadounidense que fue pionera a la hora de reivindicar el anticonsumismo en su comunicación.

En coherencia con el resto de sus acciones (investigación sobre materiales sostenibles, voluntariados ambientales corporativos, reparación de prendas de la marca…), las campañas anticonsumismo de Patagonia se dirigen a reducir su impacto en el planeta haciendo ver a las personas el impacto que tiene lo que compran.

Uno de los grandes ejemplos de comunicación anticonsumista de esta marca fue el anuncio “Don’t Buy This Jacket”, publicado en el Black Friday del 2011, en el que la marca argumentaba las razones por las que no comprar una de sus chaquetas polares y daba consejos para alargar la vida de la ropa.

marcas-anticonsumistas-Dont-Buy-This-Jacket-Patagonia

La campaña tuvo muchísimo éxito y, de hecho, Patagonia aumentó sus ventas en ese período. 

El interrogante es si esas personas que apostaron por Patagonia en ese momento dejaron de comprar a otras marcas menos éticas ese día, el objetivo que suponemos que la marca perseguía pero sobre el que, desafortunadamente, no hay demasiados datos.

De todos modos, a nivel de marca la estrategia funcionó y, desde entonces, Patagonia ha dado lecciones maestras de anticonsumismo en sus comunicaciones y acciones corporativas, logrando concienciar a buena parte de su público.

Un ejemplo de esto es el artículo “El fin del consumismo”, escrito por su CEO Rose Marcario y que puedes leer (en inglés) aquí o este post en el que la marca explica su postura:

“Sería hipócrita de nuestra parte trabajar en el cambio medioambiental sin animar a nuestros clientes a pensar antes de comprar.

Para reducir el daño ambiental, todos tenemos que reducir nuestro consumo y hacer productos más sensibles medioambientalmente, menos dañinos.

No somos hipócritas por señalar la necesidad de reducir el consumo.

Por otra parte, es una locura asumir que una economía saludable puede basarse en comprar y vender más y más cosas que la gente no necesita. Y es hora de que la gente que piensa que es una locura lo diga».

Seguro que recuerdas a Sinplástico de esta entrevista con su fundadora, Marion.

Esta cooperativa bilbaína lleva desde 2014 vendiendo productos básicos sin plástico para ofrecer alternativas a este material. Nacida desde el activismo medioambiental, no es de extrañar que el anticonsumismo sea un pilar fundamental en su manera de operar y comunicar.

Un ejemplo de esto es la campaña de Black Friday 2019 que desarrolló la marca, en la que decidió cerrar sus tiendas durante el día a modo de protesta y animó a las personas consumidoras y a las tiendas a unirse al movimiento.

Además, Sinplástico ha rechazado las temporadas de rebajas e incluso ha realizado campañas de donación como esta en las rebajas de enero contrarrestando los descuentos agresivos de otros comercios online.

Como ellas mismas explicaban en su post sobre el Black Friday:

“¿En qué momento el consumo necesario de bienes y servicios se ha convertido en una carrera por vender más productos reemplazables a personas que no los necesitan a cambio de un ideal de felicidad que no existe?

No estamos de acuerdo con ese sistema que pone el dinero por delante de las personas o el planeta. Ni queremos apoyar una fecha creada exclusivamente para rellenar un hueco en el que las personas no compraban y las marcas veían bajar mínimamente sus ingresos.

Tampoco nos parece bien el desperdicio de recursos (paquetes, cajas, envoltorios…) y las emisiones generadas durante este viernes de intensidad consumista.

Por eso no nos unimos a él.”

Lo que puedes aprender de estas marcas que venden rechazando el consumismo:

Cada vez es más complicado ser una marca responsable creíble sin posicionarte:

Tomar partido por el tipo de consumo en el que crees ya no es opcional. De hecho, crear servicios sostenibles o productos con materiales ecológicos dentro de un marca de consumismo irreflexivo se considera Greenwashing. Así que, si no lo has hecho hasta ahora, párate y piensa en el tipo de consumo en el que crees.

Comunicar no basta:

Acompaña tus ideas con acciones: ambas marcas se han atrevido y han creado acciones potentes para demostrar que no solo dicen que están en contra del consumismo inconsciente y dañino para el planeta y las personas, sino que se han puesto a trabajar para cambiarlo. Sus acciones demuestran que no solo se quedan en la teoría, sino que pasan sus ideas a la práctica. Y eso es esencial para el punto que viene…

Actuar tal y como piensas construye una credibilidad a prueba de bombas:

Decir lo que piensas con tu comunicación y actuar en consecuencia con tus acciones, funciona. Porque te hace ser una marca creíble, auténtica y logra que tus clientes confíen en ti.

Espero que este post te haya inspirado para repensar la relación de tu marca responsable con el consumo y atreverte a tomar decisiones de comunicación valientes al respecto.

Me encantaría conocer tu experiencia con este tema: ¿cómo afrontas el consumismo con tu marca?, ¿has realizado alguna acción o escrito algún texto para concienciar a tu cliente ideal del impacto de sus compras?

Cuéntamelo en comentarios y me harás feliz.

 

Quizá te interesa:

Charla TedX: «Marcas anticonsumistas: cómo mejorar el mundo mientras vendes».

Post+vídeo: «Por qué no hacer rebajas este Black Friday aumentará tu reputación».

 

P.D. Si te ha gustado este post, me harías un gran favor compartiéndolo con personas que lo puedan necesitar. Gracias ;). 

¿Se puede vender sin renunciar al anticonsumismo? Estas marcas ya lo hacen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bodegon
bodegon
TEST Diagnóstico:
¿En qué punto está tu comunicación?
Descubre en qué fase está la comunicación de tu marca responsable y qué pasos debes seguir para mejorarla en solo cinco minutos.